sábado, 11 de agosto de 2018

Maldeojos. Flores a Mara


Flores a Mara
(Artículo publicado el jueves, 9 de agosto, en diarios del grupo EPI PRESS)

     Si usted tiene la sana costumbre de, al menos de vez en cuando, asomarse por la noche a La 2 Noticias se habrá dado cuenta de que ya no está Mara Torres, y no sólo porque con el verano las caras más populares, quienes presentan programas e informativos, toman sus vacaciones y se piran. En el caso de Mara, como seguro ya saben, además se da la circunstancia de que se ha ido de TVE, que ya no presenta “el informativo después de haberlo meditado mucho”, alegando, entre otras razones, su malestar con la anterior dirección. No entendía, no quería ser cómplice de la descarada manipulación que venía de arriba, siendo el jefe, hasta que llegó Rosa María Mateo a la cúspide de RTVE, el tremendo José Antonio Álvarez Gundín, un auténtico lacayo al servicio del PP.
Mara ha sido con derecho propio otra cara histórica -12 años son un buen puñado de años- de este noticiario peculiar que nació hace 24 de la mano de Fran Llorente como director y de Lorenzo Milá como presentador. 
     Ahora, al frente de este telediario tan singular, está otra veterana del mismo, Desirée Ndjambo, que  ha sustituido a Mara en verano y en otras ocasiones, y si hay que hacer justicia no sólo se hace sino que se hace con gusto para dejar por escrito que Desirée lo hace bien, muy bien, y que su imagen en pantalla es una imagen poderosa que se ajusta a la singularidad del conjunto. Es cierto que La 2 Noticias tiene un sello tan conformado que podría decirse que no importa la persona que lo presente porque en la elección de asuntos y en la forma de contarlos sin el tufillo institucional de otros informativos, el nombre es lo de menos. Pero no. Como hizo el equipo regalando a Mara un ramo de flores en la despedida, aquí va el mío.



viernes, 10 de agosto de 2018

Maldeojos. Jareño y TVE


Jareño y TVE
(Artículo publicado el martes, 7 de agosto, en diarios del grupo EPI PRESS)

     A ver, Rosa María, a ver si nos centramos. Venga, Rosa María Mateo, mujer cabal, cabeza amueblada con maderas caras, administradora única de RTVE, algo ha pasado que no entendemos ni poco ni mucho. Digamos que dentro de la casa, de TVE, de la gente que se lo curra delante, detrás, al lado y en los rincones de ese medio público atacado sin piedad durante la anterior etapa por una dirección política cuyo única razón era el apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy y al PP que lo sujetaba, se vio con buenos ojos tu decisión de quitar de en medio a José Antonio Álvarez Gundín como director de informativos porque alguna responsabilidad tendría en la descarada manipulación y falta de pluralidad de los mismos, así que, digo, se vio con buenos ojos, con buenísimos, el nombramiento en su lugar de Begoña Alegría, saludada por los colegas con palmas y parabienes –contaremos la verdad al margen de cualquier otro interés, dijo a modo de saludo a la redacción de infolrmativos-.

     Pero hija, por dios, musa de aquellos años, lectora del mítico discurso en defensa de las libertades y la democracia después del intento de golpe de estado del 1981, Rosa María, a ver, qué ha pasado, qué efecto perverso tiene el aire del despacho, cómo ha sido eso, ¿lo has decidido tú solita o te han puesto navajas de plata en tu escultural pescuezo? ¿Es normal que dejes como director de TVE a, atención, Eladio Jareño, el que había, el que ha hecho de la tele pública un lupanar sin crédito, el que ha mantenido programas grotescos como el de Javier Cárdenas y el que bendijo la manipulación y dio alas a la censura. Ni CCOO ni el colectivo Mujeres RTVE lo entienden. Servidor, tampoco.



miércoles, 8 de agosto de 2018

Maldeojos. ¿Otra tonta?


¿Otra tonta?
(Artículo publicado el domingo, 5 de agosto, en diarios del grupo EPI PRESS)

     Era tonta por no saber que en su casa se apelotonaban los coches caros y sus hijos hacían fiestones con todo tipo de efectos especiales sin pasar por caja. Era Ana Pastor, la ministra más bronceada de Rajoy el fantasma, que decía con criterio de tonta que ella no sabía nada, que en el garaje podían acumularse los coches carísimos, pero que ella, mujer total, no se iba a interesar por las cosas de su hombre, coño, que bastante tenía con llevar la cruz que los señalaba como corruptos. Otra tonta de libro y magacín, capaz de abrir informativos, es Cristina de Borbon que, ciega de amor, no se enteraba de nada, entre otras cosas porque los asuntos de su maromo el empalmado eran de él y sólo de él. Ahora, el duque empalmado está en el trullo. Ella, amándolo en los vis a vis.

     Y en estas llega la detención de Juan Muñoz, empresario gaditano de la construcción, acusado por la fiscalía Anticorrupción de haber tenido tratos con el excomisario José Manuel Villarejo –el de las conversaciones con Corina, la amiga del rey Juan Carlos- por, todo presunto, haber contratado sus servicios para chantajear a terceros. Bien. El tal Muñoz podría ser un etcétera, pero es el marido de la reina mañanera de la tele Ana Rosa Quintana. Válgame dios. ¿Ha hozado El programa de verano sobre el caso, como ha hecho con los mentados y con cualquiera que mane sangre de audiencia? No, por dios. La reina Quintana se vio obligada el viernes, viendo el ruido que generaba su silencio, a enviar un comunicado a su gente pidiendo prudencia y respeto a la justicia, negadas en casos similares. ¿Es Ana Rosa otra tonta lista que se aprovecha de su posición y nos considera tontos al resto?


lunes, 6 de agosto de 2018

Maldeojos. Asco


Asco
(Artículo publicado el sábado, 4 de agosto, en diarios del grupo EPI PRESS)

     Seguro que hay otras palabras, otros nombres y adjetivos, pero asco fue la primera que me vino cuando vi la escena porque es lo que sentí viendo al Aznarín Pablo Casado en Algeciras saludando a unos cuantos negros tirados en el suelo, que lo miraban con una mezcla de flipe, recelo y esperanza aunque no tenían ni puta idea de quién era ese tipo rodeado de cámaras y periodistas, luego un pez gordo tendría que ser. Este señor tan mono es el mismo que hace unos días hizo de la llegada de inmigrantes una llamada sin fisuras al odio y al recelo al distinto. Sólo hay que ver en las redes sociales el incendio que semejante irresponsabilidad ha generado. Pablo Casado, con el sudor del africano aún en sus zarpas, se puso muy digno, estadista y mucho estadista, para decir ante los objetivos y micrófonos que lo rodeaban, que con la inmigración, el gobierno del PSOE no puede usar el “buenismo ni el populismo”.

     Rebobinemos. El gran cínico, el nuevo líder de la derecha cerril, acababa de saludar uno a uno, con carita compungida y preguntas de papá preocupado, a los negratas que habían llegado la noche antes a España jugándose la vida, sabiendo que la escena era grabada y luego emitida por decenas de televisiones para aplacar las críticas que otros partidos políticos le habían hecho, comparándolo con la extrema derecha de la peor Europa, cuando dijo que España no podría dar cobijo a “millones de africanos”. El político del PP dio la vuelta en todos los informativos y su besamanos fue, y es, debate en las tertulias. Era un mensaje a sus fieles. Al fin, limpiándose los restos de olorcillo africano tras los saludos, el líder habló de populismo en los otros. Qué asco.



viernes, 3 de agosto de 2018

Maldeojos. Sabuesos


Sabuesos
(Artículo publicado el jueves, 2 de agosto, de 2018 en diarios del grupo EPI PRESS)

     Me pregunto si Miguel Ángel Revilla es un sabueso que olfatea como nadie dónde puede brillar, y sobre todo a qué programa le falta ir para tirarse en plancha y decirle sí a la productora y dejarse caer como el que quiere la cosa. Ansia viva de fama, diría el personaje de José Mota. No hay plató que se le resista. No hay formato que ignore. ¿Se imaginan a un presidente autonómico en Ven a cenar conmigo? Si el presidente o la presidenta no son Revilla, no, pero si son Revilla, ahí está él anchoa en mano, verbo florido, y receta económica, social, política y mediopensionista repartida para todo. Y así es. Don Miguel Ángel Revilla el televisivo parece que dirige Cantabria bajo los focos de un plató de televisión. No le va mal. Empezó en la tele, en el mundo del espectáculo, yendo a Madrid en taxi y regalando sardinas. Hoy es una estrella.

     Otros sabuesos, los Sabuesos de La 1, serie que la televisión pública estrenó el martes, también tienen gana de fama. Por si no lo saben, la serie cuenta la bonita historia de un aspirante a detective, el actor Salva Reina, que tiene un aliado, digamos, raro, un poco marciano. Seamos claros, un perro que habla. Eso sí, el perro es la leche. No sólo le da a la lengua sino que tiene un olfato detectivesco la mar de acentuado. La parte del amor y el deseo no resuelto la suple Sabuesos con María Esteve, cuñada del protagonista. No hay que buscarle cinco patas al perro, no, ni mucho menos. Y así me dispuse a verla en la calurosa noche de verano. Pero se ve que la inoportuna llamada de teléfono me paró en seco. Cuando a los pocos minutos volví a Sabuesos sólo veía a un chucho haciendo el canelo y a unos humanos que actuaban muy pasados de rosca. Y me fui a la cama.


miércoles, 1 de agosto de 2018

Maldeojos. Baboseo


Baboseo
(Artículo publicado el martes, 31 de julio, en diarios del grupo EPI PRESS)

     Es impropio de un trabajo serio, impropio de un periodista que se tenga por tal, impropio en una televisión pública. Hablo de la entrevista –o lametón de culo y pilila, de cuerpo y alma- que le hizo el señor Jenaro Castro a Pablo Casado. Verán, el tal Jenaro, nombre por el que apostó el PP para ser el jefazo de RTVE, es el director de Informe Semanal, y Pablo Casado es Pablo Casado, el líder del Partido Popular. ¿Y? Pues que al director del mítico programa de reportajes periodísticos, que fue bandera de calidad y credibilidad, no se le ocurrió otra cosa que entrevistar al presidente del PP en la sede del partido y hacerla él mismo. Perfecto. Que el director del programa decida eso quiere decir que el programa considera importante, muy importante, el cambio gracias a las primarias que ha dejado a un PP magullado, dividido, y ahora en fase quirúrgica de costura de heridas.

     Lo malo, lo peor, lo insultante, lo impropio, lo inaceptable,  viene cuando el espectador asiste a la entrevista, es testigo del disparate, del desbarre, de la predisposición del que pregunta, del lenguaje verbal y no verbal, de ese dejar claro que el entrevistado no ha de temer nada, que está en terreno amigo, que no se indisponga, que no se soliviante, que no se preocupe, que todo está controlado. Y entonces te da una especie de arcada, ganas de blasfemar, una evidente sensación de estafa, de pérdida de tiempo, de que lo que ves y escuchas no es la entrevista que ha de hacerse en Informe Semanal sino, tal vez, en la sección marciana de Corazón para dar rienda suelta a la periodista que la presentadora Anne Igartiburu lleva dentro. “¿Cómo preguntaría el periodista que no fue Pablo Casado, por lo del máster?”, inquiere Jenaro.  Basta. Límpiense las babas.


lunes, 30 de julio de 2018

Maldeojos. Cascajo


Cascajo
(Artículo publicado el domingo, 30 de julio, en diarios de EPI PRESS)

     Hay programas, muchos programas, que se arman con material de derribo, con sobras, con cascajo, con gente que fue pero hoy apenas es, con gente que tuvo tirón y hoy la fama loca, la fama clínex, la fama de quita y pon, se los llevó por delante como el viento fuerte se lleva lo que pilla. No quiere esto decir, ni mucho menos, que esa gente, estos famosos, no tengan una trayectoria, un haber, una cosa, una obra, qué va. Pero hay famas y famas. Por ejemplo, no es igual, pero ni por asomo, la fama que cubre entera, y con rayos de luz muy potentes, a Rosa María Mateo –qué espléndidos 76 años-, propuesta como administradora única de RTVE por el Gobierno, retirada pero en segundos recordada y reconocida, que la fama un poco cutre de Agustín Bravo o la fama innecesaria de la absurda Raquel Bollo.

     No hablemos de Ángel Garó, estrella del siglo pasado devenida en parodia de sí mismo, hambriento de platós a cualquier precio, redivivo de su justo olvido gracias a líos de convivencia con su pareja como un vulgar vecino del quinto, cuya fama fue pero hoy sólo es una fama muerta. Y así hasta una momificada Olivia Valere, reina, decían, de la noche marbellí, es decir, una fama de macarras y horteras con mucho pedigrí. Y Melody. Que no falte Melody, la del gorila, ay, dios, que me da un soponcio. Como verán, Málaga está que se sale. Pues bien, con este material de derribo los de Ven a cenar conmigo, versión veraniega, han viajado a la bella ciudad andaluza y los han puesto a trabajar para entretener al pueblo. Seguro que si sacan trapos sucios en las veladas se garantizarán algunas horas de plató futuras. Qué cosita dan estos famosillos.


Maldeojos. Hechos reales


Hechos reales
(Artículo publicado el sábado, 28 de julio, en diarios del grupo EPI PRESS)

     Hola, soy Jordi González y vuelvo con un programa de actualidad, un programa que se llama Hechos reales, y por supuesto en Telecinco. Malo. Nada de lo dicho antes suena bien, o sea, suena fatal. Telecinco, Jordi González, y programa de actualidad es una de las peores combinaciones que un espectador que no sea fiel a esa iglesia puede soportar. Recuerden que parecida combinación, vendida como un programa de actualidad, sí, de rabiosa actualidad, con sus temas de actualidad y sus pamplinas reales, y sus trucos de magia y pirotecnia morbosa, escandalosa, estrepitosa, lactosa y venenosa, tuvo lugar en La noria, arrinconada por la audiencia, que se puso en pie de dignidad agraviada cuando el programa basura habló con la madre de un delincuente, previo pago de 10.000 euros. Ahora, con Hechos reales, el señor González vuelve al redil. ¿Qué hay en la actualidad más morboso y hediondo que los energúmenos de “La manada”?

     Seguro que muchas cosas, pero la imagen machacona de los medios, terribles, siguiendo a uno de los sujetos a la entrada y salida de los juzgados, perseguido como auténticas estrellas, es lamentable, ruin, deleznable. Pues Hechos reales irrumpió el miércoles con la espuerta de mierda que ofrecían como cebo hablando de esta gente y de la gente que en vez de despreciarlos los están convirtiendo en héroes y a la víctima en la culpable de la fechoría. Como el periodismo basura de extrema calidad no se priva de nada, Hechos reales tiene conexiones, tertulia, y entrevistas, que no falte de nada. Por cierto, acabó en La 1 Bailando con las estrellas, ganó el concurso de muñequitos en acción Bustamante, y murió un gatito, oh, hay hechos reales que me ponen tan triste…